Hombre misterioso...

Ayer, al igual que todos los jueves, fui a mi trabajo comunitario en un albergue para personas que viven en las calles. Éste día iba con particular espectativa, ya que sabía que habían llegado tres nuevas personas a pedir ayuda, y deseaba conocerlos. Siempre me da mucha curiosidad ver la realidad física que hay debajo de las ropas rotas y sucias, caras manchadas, olores desagradables y las grandes y enmarañadas melenas de los nuevos sujetos que llegan a éste "lugar de transformación".

Cuando llegué descubrí que eran tres hombres: Uno era bastante mayor, con ojos tristes y la cara cocida por el sol. Éste es de los que han vivido mucho en las calles y desistió por que su cuerpo probablemente no tiene casi fuerzas (pensé).
El segundo traía ropa bastante nueva, aunque sucia, y no parecía haber estado mucho tiempo en las calles.
El último era muy reservado, no había dicho más que un par de frases desde la mañana. Era alto, muy delgado, como de unos 45 años.

Luego de ayudar a cocinar y servir la comida a todos, me senté junto al tercer hombre. Me intrigaba mucho saber su historia, pero él no deseaba hablar. Lo miré de reojo, para intentar decifrar en su rostro quién era aquel hombre, pero me fue imposible adivinar.

Luego de comer empezó el proceso de aseo y corte de cabello y barba. Siempre que veo este proceso me asombro del ser humano que hay detrás de esa máscara a la cual le huímos. Cualquiera de ellos podría ser algún familiar mío, son hijos, o padres, o esposos, o hermanos de alguien, y no seres extraños que vagan por el mundo, a los cuales hay que temerles.

Antes de marcharme esa noche, quise hacer un último intento por hablar con el hombre misterioso. No sé por qué, pero sabía que había algo que lo hacía distinto a los demás.

De repente, el hombre se dirigió a mí y me dijo:

-My name is Juan, and I am a pilot. I have traveled to dozens of countries. But the drugs destroyed me. That is all my story.

Quedé petrificada, porque sabía que él era tico, según los registros que le tomaron, y me habló en inglés. Luego de unos segundos, caí en cuenta de lo que me había dicho, y entendí el porqué de su lenguaje.

Luego de sus palabras el hombre se alejó, y yo no salía de mi asombro. Siempre pensé que las personas que vagaban en las calles tuvieron vidas llenas de privaciones, con dificultades económicas y/o habían nacido en las calles; pero entré en razón y descubrí que tenía un estereotipo muy fijado...
Me impactó mucho éste personaje, le dio un giro a muchas ideas erradas que vagaban en mi mente.

Esta es una historia sacada de una anégtoda que le pasó a un amigo, y el personaje es real.

5 Reflejados:

AdR dijo...

Suele pasar que personas brillantes caen en las desgracias que has narrado, por drogas, por el alcohol, el juego...

gracias por compartirlo.
Besos

Amaral dijo...

anecdotas como esas hay muchas... interesantes, siempre... sorpredentes..

En el medio que nos desenvolvemos nosotros, los actores y actrices, la gente de danza, artistas plásticos, músicos, etc., a veces tendemos a pecar de "abiertos de mente" y pensamos que estamos en "otro nivel de conciencia" por eso repetir un slogan como "drogas no!" es caer en el clisé social...

"Si un purito de vez en cuando no es malo...." "Esa vara es toa, pero la prohiben para que la gente comun no se depsierte... LEGALIZE IT!" y cosas por el estilo, pero la verdad es que asi como el Piloto de esta an+ecdota yo he visto perderse a no pocos buenos talentos artísticos...

De hecho, sin mencionar el nombre, hay uno que conoci cuando estudiábamos, era talentoso, muy talentoso, y "de muy buen ver" (digaoms que estaba que ni pintado para galan de cualquier obra o pserie de tele, etc.) Y era también un chavalo empunchadisimo...

Pero se lo comieron casi literalmente las drogas... Lo he visto en estados de lagunazo total... Sin bañar por... quien sabe cuanto tiempo... etc....

Y eso es en nuestro medio chiquito, pero recordemos en el mundo cuantas sobredosis se han llevado a artistas valiosos... Cuantos no han muerto físicamente, pero han dejado de trabajar...

Yo no sé, pero no me siento nada mal al decir que nunca he fumado mota, ni probado la coca, ni nada por el estilo... Y ni falta que me ha hecho...

Cuidado, mucho cuidado...

Dav. dijo...

Ciertamtente Nayuribe, la condición de perderse en las drogas es terrible. Pero no solo las drogas de diseño si no las que derriten la personalidad... y hay tantas...

Gibran Garcia dijo...

Hola, lei este articulo que me recomendaste. Gracias. Espero que sigas la historia que comenzaste en mi blog. Saludos.

Raul David dijo...

Me sorprendió la historia, seguí tu link tan pronto lo ví en la página de mi amigo Gibrán, es bonita...emotiva...pero lo que me sorprendió es lo parecida a la historia que prometí contar en los comentarios hechos a gibrán.

algún día pasa por mi blog...serás bienvenida: http://la_capsula.blogspot.com