¿Más tiempo???

Cómo dice la canción 25 horas al día, 8 días a la semana... nunca nos da tiempo de hacer toooodo lo que debemos o queremos hacer, y constantemente pedimos más tiempo y pensamos que ojalá cada día tenga más horas, o la semana más días, pero...si nos ponemos a meditar en eso, probablemente si tuviésemos un día más o más tiempo no lo usaríamos para terminar trabajos, ni para descansar, comer, dormir, socializar, estar con las personas que queremos, etc.; sino que nos pondrían a trabajar más horas diarias, y probablemente ese día extra también, o nosotros mismos abarrotaríamos ese tiempo extra matriculando más cursos, talleres, que a su vez nos llenarían de más trabajos y tareas que nos dejarían igual que al principio (sin tiempo suficiente para hacer todo lo que queremos o tenemos que hacer), y en horarios mucho más pesados, por lo que la semana se nos haría mucho más larga.

En conclusión, simplemente no intentemos hacer más de lo que nuestro tiempo nos da; y si lo hacemos, no nos quejemos, ni pidamos tiempos que no existen.

A mí me ha tocado resignarme y no quejarme, por que como saben los que me conocen...NUNCA TENGO TIEMPO, siempre me meto a hacer más de lo que me da el tiempo, pero en realidad me gusta estar ocupada y después tanto estudio traerá su recompensa...creo...

Uno más

Éste término ("Uno más") lo dice mi hermana para expresar que las personas siempre quieren ser más que las demás.

Por ejemplo, si llego cansada de la Universidad, quejándome por el duro día y los horarios tan extensos, siempre hay alguien en mi casa que va a alegar que está peor que yo, que trabajó más y está más cansad@.

Otro ejemplo podría ser el típico:
-Te amo.
-Ah sí pero yo te amo más.
-No yo, porque yo siempre te chineo.
-Yo te amo más, por que te comprendo.
-No yo porque...etc.

En general no importa si se trata de algo positivo o negativo, si se intenta probar que se es más ebrio, o más fiel, o más lanzado, o ligadora, o más inteligente, vaga en los estudios, fiestero, etc...el "uno más" se aplica para todo.

Querer estar siempre un escalón por encima de los demás es una actitud típica de la sociedad competitiva en la que estamos inmersos, pero hay que darnos cuenta que siempre va a haber alguien que sea nuestro "uno más" y que eso no nos lleva a ningún lado, sólo a discutir y a vivir insatisfechos por no ser los mejores o los peores en algo.

Creo que debemos dejar de desear ser más que los demás, y estar satisfechos de nosotros mismos, aunque sea en un aspecto en nuestras vidas.
¿Qué piensan al respecto?

Kiwi

¿Hasta donde llegamos por alcanzar nuestros sueños?

Despedida

Tus ojos endebles se clavan en el suelo, mi mirada recorre por última vez nuestro apartamento, recorren la montaña de ropa sucia que dejaste sobre el sofá y las copas con las que te esperé toda la noche, mi única compañía en mi último intento por confiar en ti.

Quisiera correr y abrazarte, besarte con desenfreno, pero si lo hago no podré marcharme, por primera vez estoy segura de que debo irme, es el momento. Prefiero marcharme cuando aún tengo recuerdos lindos de ti, de nosotros, y no esperar a que te odie tanto que maldiga el haberte conocido.

Aquí estoy con los pies anclados a nuestro suelo, como si mis piernas se perdieran en la madera vieja y estuvieran enraizadas prohibiéndome marcharme, haciendo un pacto contigo para mantenerme a tú lado... aunque sabes que ya no puedo.

Sé que me amas, pero tu temor a dejar de ser sólo tú y empezar a pensar en un nosotros ya sobrepasa mis fuerzas, no lucharé más y sabes que cuando de éste último paso no volveré.

-Te amo- me dices mientras cae una lágrima en tu mejilla.

-No insistas, acabó- te digo decidida.

En éste momento mi pie avanzó hacia la puerta, disipando el silencio, corriendo, dejándote atrás... Dejé la puerta abierta, no quise volverme a cerrarla, si te veía un segundo más no iba a resistir y no quería desmoronarme en tu presencia.

Un sordo lamento era mi tonada en esta larga caminata sin ti.

Felicidad

Hoy el día fue gris, lluvioso, pero no me percaté de ello.

No hubo nada extraordinario, simplemente una suma de detalles que hicieron perfecta la tarde...

Siempre esperamos que algo fabuloso pase para darnos un rato de felicidad...cumplir una meta, tener un hijo, encontrar al amor de nuestras vidas...pero no nos damos cuenta de que con darnos la oportunidad de disfrutar de una buena compañía, respirar el aire puro de una montaña en mímesis con el viento, sentir mariposas al entrar a un escenario, y otras miles de ocasiones distintas, podríamos tener un momento de éxtasis, un gramo de felicidad...

Tensiones=conflictos

Cuando el ambiente está tenso con nuestra pareja (también se da entre amigos y familia, pero principalmente con nuestra pareja), y no sabemos donde empezaron los conflictos ni por qué, pero sentimos que algo no anda bien, empezamos con esas historias que revolotean en nuestras mentes y empezamos a pensar ¿qué es lo que pasa? y poco a poco alimentamos esa sensación horrible en el pecho, mezcla de enojo, sarcasmo, miedo y vibras negativas.

En éste punto estamos muy sensibles, y cualquier problemita se vuelve un desastre, y podemos estallar revelando todas los pequeños detalles que nos han molestado anteriormente, pero que dejamos pasar porque no trascendían o por que preferimos no hacer sentir mal al otro.

A veces realmente hacemos lo posible para aclarar la situación y acabar con las tensiones, pero la situación persiste, e intentamos ser detallistas y sonreír y amar al otro, pero no siempre esto surte efecto, y nos estrezamos porque no podemos sacarnos ésta sensación negativa y con esto sólo conseguimos crear más tensiones...

Y cuando dejamos de preocuparnos tanto...sin darnos cuenta los conflictos se van disipando, y regresa la armonía, y ya con la mente en paz podemos hablar sobre nuestras molestias y resolver de una manera más pacífica y positiva los conflictos.

Bueno, no siempre se pueden resolver los conflictos, sino no habrían divorcios, separaciones, femicidios, hermanos que no se hablan, enemigos, etc...de hecho pensándolo bien cómo nos cuesta resolver nuestros conflictos...insisto, ¡Qué complicados que somos!!

Voy a ser...

Viendo las competencias de gimnasia en las Olimpiadas de Beijing 2008, me empecé a cuestionar sobre quién decide a qué nos vamos a dedicar en nuestras vidas profesionales, ya que en esta clase de disciplinas se debe empezar a una edad muy temprana (aprox. 6 años), en donde los padres deciden casi todo por nosotros.
En mi caso, inicié en el maravilloso mundo del teatro por que mi madre me llevó a un casting a los 4 años, participé en mi primer obra y desde ahí no he salido de los escenarios...y no es que ella me haya obligado a actuar, ella no era actriz ni nada por el estilo, simplemente me gustó y me quedé ahí; pero ella dio el primer paso, aunque yo fui la que decidí quedarme y hacer de éste arte...mi vida.

Tal ves sea un poco de parte de ambas...¿no sé qué opinan?

Nada...no es cierto

"Nada" siempre significa algo...cuando nos preguntan si nos pasa algo y decimos nada, nunca es realmente nada, y mucho menos cuando nos ponemos callados, distantes y cortantes...

Sería más fácil responder qué nos pasa o nos molesta...adivinar lo que le ocurre a los demás es difícil y no siempre lo que pensamos que le sucede a los demás es lo que realmente les está pasando.

Hablemos, comuniquémonos, digamos qué nos pasa y dejémos de darle tantas vueltas al asunto.

Lluvia...ah, lluvia!!

En época lluviosa paso toodo el tiempo enferma, por que mi ropa, zapatos, cuerpo y hasta cabello (dependiendo de si la cantidad de agua asemeja un diluvio) se mojan cada vez que salgo de mi casa, aunque siempre ande sombrilla.

Ya que en definitiva no me gusta enfermarme, detesto salir de mi casa cuando llueve. Hace algún tiempo una compañera de la universidad hizo un post sobre recomendaciones para la época lluviosa, pero esta vez no hablaré sobre eso, sino acerca de las reacciones que tenemos cuando empieza a llover...

El miércoles puse el despertador a las 5:00 am, para ir a hacer mandados, pero al despertarme escuché que estaba cayendo un aguacero increíble, y decidí postergar lo que tenía que hacer y seguir durmiendo. En ese momento agradecí que lloviera por que me dio un empujón para descansar más, ya que la mayoría del tiempo no puedo darme esos lujos y me obligué a hacerlo (en realidad no opuse nada de resistencia). Fue una de las excepciones en donde me alegró que estuviese lloviendo; en realidad casi siempre que me alegro de que llueva es por que estoy durmiendo o me voy a acostar a dormir, por que ese sonido me arrulla y desvanece otros ruidos molestos.

Creo que con lo años la lluvia deja de gustarnos, sobre todo mojarnos con ella; de hecho muchas otras situaciones se tornan irritantes con forme pasan los años. Cuando era niña me gustaba mojarme en la lluvia, de hecho lo que menos me importaba era si me iba a enfermar y tal ves por eso no me enfermaba tanto, en cambio ahora intento permanecer seca la mayor parte del tiempo y me paso engripada.

Hoy la lluvia a sido intermitente, llueve 20 minutos fuerte y se va media hora y vuelve...por suerte no tengo nada que hacer fuera de mi casa y simplemente disfruto el sonido de las gotas al caer al suelo y el olor a tierra mojada. Hoy disfruté que lloviera, tal ves mañana no lo haga, no lo sé...

¿Qué cosa?

Cada vez que hablamos y mencionamos la palabra cosa, a qué nos referimos...

Según la RAE es "Todo lo que tiene entidad, ya sea corporal o espiritual, natural o artificial, real o abstracta."

Pero realmente ¿qué es una cosa? Puede ser un objeto (esa cosa es muy fea, ¿cuál cosa quieres?), una sensación (Doctor Chapatín: "es que me dio cosa"), una forma de despreciar algo o a alguien (¿a usted le gusta esa ... cosa?), una forma de sustituir una palabra que se nos olvidó (Andaba buscando una ... cosa ... para regalarle a un amigo).

¿Por qué seguimos usando cosismos, o sea por qué abusamos de la palabra cosa, aún sabiendo que así no nos podemos dar a entender correctamente?

Así que aquí dejo esta cosa, para ver qué cosa dicen sobre esta ...extraña COSA.

¿Por qué sonreímos?

Existen muchos detalles por los cuales nuestras comisuras se elevan y dibujan una pequeña mueca, que en la mayoría de los casos significa algo similar a alegría...

Pero realmente ¿qué hay detrás de una sonrisa?
Puede simplemente ser la pose de una fotografía en un anuario, o la máxima expresión de felicidad al ver a tu bebé recién nacido, o a tu hijo cumplir sus metas; o si se le acompaña de una cómplice mirada puede significar invítame a salir, dame un beso, o te deseo.

Ver que pasamos un examen o una materia puede producirnos ganas de sonreír, un chiste bueno nos da risa, y uno malo a veces por lo menos nos hace sonreír... Un beso robado (si nos gusta) nos puede hacer sonreír, o una muy buena velada...también. Podemos sonreír al estar satisfechos, en muchas circunstancias; también al ver un atardecer, una luna llena, un eclipse, una comida sabrosa, una cerveza bien fría en la playa, un cielo estrellado; al oír una melodía que trae buenos recuerdos o una voz que anhelábamos escuchar.

También existen otras sonrisas, aquellas que expresan nuestros lados ocultos, sonrisas hipócritas, sarcásticas, risas en forma de burla, risas siniestras, aquellas que salen de nuestros más oscuros sentimientos, pero que igualmente son risas y sonrisas.

¿Cuantas veces al día sonreímos y ni nos damos cuenta?
Video gracioso:

video

¿Qué hay detrás de tú sonrisa?

Fotopoema

Atrapada,







entre desiertos grises









buscando desesperadamente







un camino, una luz






que le de color a éste desteñido mundo.

¿Extañarse o acostumbrarse?

¿No sé que es mejor...ver a la persona que amamos todos los días, y así hacerlo sentir que es la prioridad en nuestra vida, pero arriesgándonos a que el no extrañarnos nos lleve a cansarnos y la relación caiga en la rutina...o verse un par de veces por semana, pero que esas ocasiones se disfruten mucho ya que fueron esperadas por varios días y la ausencia hace que deseemos estar cerca, sin embargo es arriesgarnos a que el otro sienta que está de segundo o tercer lugar en el orden de nuestras prioridades en la vida, y que no se sienta importante...?

Es difícil encontrar ese equilibrio, en donde no se caiga en la rutina, pero se haga sentir al otro que es valioso e importante para nosotros.

El extrañarnos nos confirma que sí deseamos estar con la otra persona, y nos emociona que se acerca la hora de vernos, lo que mantiene viva la flama...

Largo tiempo
hace dura la espera,
inquietos pensamientos
que insisten en verte,
a pesar de la distancia.

Desear sentirte
no te trae a mí,
sigues lejos
y más te extraño.