Confesiones de vida

Salí en la mañana del bar, terminé de servir tragos a las 7 y ya estaba cansado. Había tomado un poco, una mujer me había invitado a un par de cervezas y acepté. Llevaba mucho de no tomar, estar tras esa barra hace que vea lo que el alcohol provoca en tanta gente y he terminado tomándole asco.

Caminé por el atajo que uso todas las mañanas, un lote vacío que queda a dos cuadras de mi casa. Iba un poco más despacio de lo normal, tenía muchas ideas mezcladas en la cabeza. No quería llegar otra vez a mi casa a la soledad de siempre, a comer sólo, bañarme sólo, dormir de día sólo, despertarme sólo...

Mientras caminaba escuché un llanto muy suave, agudo, dulce y amargo. Cerré mis ojos un segundo para descubrir de donde provenía aquel sonido e inmediatamente me dirigí hacia las raíces de un árbol. Ahí la vi, frágil, indefensa, hambrienta. Nunca he sido muy apegado a los niños, pero ella ... ella era distinta: me necesitaba.


No había nadie más que yo en todo el lote. Intenté buscar a sus padres en las cercanías, pero no había nadie, es una zona poco transitada. Así que la llevé a mi casa, que se convirtió en nuestra casa.

Pensé en llevarla a la policía, pero me la iban a quitar y ya me estaba encariñando con ella. Además la habían abandonado, sus padres no la buscaban. Les juro que no pensé nunca en hacerle daño, ella se convirtió en el centro de mi vida, en mi razón de levantarme y trabajar todos los días, el impulso para ser una mejor persona, un buen padre.

Hace dos días la llevé a que tomara sol en el parque, los bebés necesitan aire fresco. La tenía en el coche que le compré, mientras leía el periódico. Había mucha gente en el parque y no me percaté en qué momento se la llevaron, juro que alguien me la robó. La busqué en todas partes. No quería llamar a la policía, porque me iban a culpar de secuestro a una menor, aunque no la secuestré, la encontré o más bien ella me llamó para que la salvara.

Ayer salí del trabajo decidido a avisar a la policía de la desaparición de mi hija, sin importar lo que me fuese a pasar. No sabía que ya había aparecido el... el cuerpecito de mi niña. Créanme es imposible que haya sido yo, me la robaron, me la quitaron para siempre. Ella era mi bebé, la amaba y ya no existe.

- No más preguntas su señoría.

16 Reflejados:

Bohemia dijo...

Wow, este texto me encogio el corazon...

Bss

Solange dijo...

Increible!
Buenisimo el texto!

mimbre dijo...

Hola Nayu...
Realmente me quede helado¡¡¡
Que buenisimo cuento corto, que historia, atrapa realmente¡¡
Ademas con final abierto, muy importante¡¡¡ FELICITACIONES¡¡
Un abrazo
Osvaldo

Arantza G. dijo...

Impresionante.
Buen relato.
Un beso.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Clap clap clap
Excelente relato!!!

Nayuribe dijo...

Bohemia a mi también cuando lo releí...
besitos

Solange Muchas gracias!! Y bienvenida a mi blog, espero verte nuevamente por aquí.
Un abrazo

Mil gracias Osvaldo, en serio me halagan muchos tus palabras... me recuerdan xq me gusta escribir... para hacerlos disfrutar del viaje que conducen las palabras.

besitos, y que dicha que tu post no se trate de tu propia historia.

Arantza Que felicidad que te guste, y mucho más que te impresione... un gran abrazote.

Heidy mil gracias por los aplausos... me ruborizas :)
besos

Nayuribe dijo...

LA PRÓXIMA SERÁ MI ENTRADA NÚMERO 100... VERÉ QUE HACER, PERO QUIERO QUE SEA ESPECIAL... SE ACEPTAN SUGERENCIAS :)

Belén dijo...

Muy bueno nena, muy bueno

Besicos

mimbre dijo...

Hola Nayu...
Bonita, gracias por defenderme¡¡¡
Ja,ja,ja, Genia¡¡¡ estamos tan apurados que no miramos que escribimos...
Pasa por mi "rincón" en la parte superio izquierda hay un obsequio para tí
Un abrazo
Osvaldo

AdR dijo...

Genial, me ha encantado. Es diferente al resto de tus escritos. No es mejor ni peor, sólo demuestras que puedes escribir sobre varias cosas :) Y me he metido de pleno en la historia.

Y la frase final... :)
Me quito el sombrero.

Un lujo poder leerte, querida.

Besitos.

Jorge Arce dijo...

Que buen texto!, las palabras se escondieron a pensarlo y sentirlo, por eso no están aquí.. sólo un abrazo.

Nayuribe dijo...

Belén muchas gracias, que suerte que te guste...besitos

Osvaldo muchas gracias ya me lo traje para acá ;) besitos

ADR Me haces sentir muy bien, eres un escritor y me dices q es un placer leerme... en serio muchas gracias, y que dicha que te gustó mi exeperimento...besitos

Jorge Arce gracias, y me gustaría que cuando las palabras asimilen el texto vuelvan x aquí... besos

Lane dijo...

Pásaba por aquí, lindo relato y honesta defensa.

Salud

Geanina Codita dijo...

Hola,
El amor siempre nos acompañan, el amor a la gente que nunca lo abandonarían. Todos mis buenos pensamientos que has enviado!

Nayuribe dijo...

Lane gracias por pasarte por mi rinconcito,que dicha q te gustó mi cuento.
un abrazo

Geanina C. Bienvenida a mi blog, me parece muy enriquecedor que me visites de tan lejos y además de un país que no habla Español... te espero de regreso por aquí :)

Colibrí dijo...

Nayuribe, buen cuento, y gracias por pasar por mi ventana y por el comentario.
Un abrazo
Ester-Colibrí