Hibernaban


Días grises azotaban la capital de Perú... Lima amanecía con un cielo nublado, empalidecido, triste y desolador, y se acostaba con el mismo cielo. No habían atardeceres multicolor, la primavera había llegado sólo como un nombre dedicado a unos cuantos meses, pero sin el amor en el aire, sin el color vibrando por doquier.

La caras se veían serias, frías, con la mirada caída... los cuerpos dejaban una enorme distancia entre ellos, no habían manos acariciándose, labios besándose, ni enamorados mirándose a los ojos.

Un hombre caminaba lentamente, con la mirada en el suelo, y las mejillas caídas, como si toda su vida hubiese estado enfadado y la mueca se le quedara grabada en las arrugas.

Una mujer veía el cielo y fruncía el ceño, la claridad la obligaba a arrugar la cara para mirar sin lastimarse los ojos. La calle se convertía en un vaivén de muecas, de máscaras construidas por un clima inhóspito, por montañas café... áridas.

Sólo las flores salían a saludar en pequeñas islas a lo largo de la ciudad, parques y jardines hermosamente verdes, con flores de colores vivos, intensos, como salidas de una floristería. Jardineros pasaban podándolas, abonándolas, regándolas... mimándolas. Eran la fuente de vitalidad de la ciudad, el color carente en el cielo.

Ese día amaneció como cualquier otro, gris claro, con un tinte de tristeza en el aire. Pero cerca del medio día empezaron a disiparse las nubes, dejando al descubierto un increíble cielo azul y un sol radiante, calentándome el rostro que había permanecido helado por mucho tiempo.

Esa tarde las muecas de los rostros se deshicieron cual hielo puesto al sol, y fueron apareciendo poco a poco las sonrisas, los besos, las caricias, los niños jugando en las calles, la vida escondida en sus interiores, que hibernaba protegiéndose del frío.

6 Reflejados:

Noelplebeyo dijo...

un relato gélido y al tiempo preciso

Arantza G. dijo...

El sol nos hace mostrar el rostro más amable.
Besos guapa y gracias por tu compañía.

♦PªU♦ dijo...

Increíble como el clima te cambia el ánimo!! Por eso estamos catalogados como uno de los países más "felices" del mundo jejeje amo el sol!! aunque ahorita estemos de luto :( Espero que el sol derrita también esas caras y les traiga fuerzas y amor.

Besoooos

Belén dijo...

NO hay que temer nada... siempre llega el sol cuando menos te lo esperas!

Besicos

Alejo dijo...

Y mientras el ánimo radiante intentaba colarse por la retina de todos, a vos el frío te daba ideas para escribirle , ideas que se te quedaron en la retina memorística y que se ven reflejadas en la letra. Capacidad observadora diría yo.

Un abrazo,
Alejo

mimbre dijo...

Hola Nayu...
Hermosa prosa poetica nos regalas¡
Los rasgos petreos y la piel oscura, color cobre,curtida por los frios eternos de los Andes...Son atributos normales de los pobladores del altiplano.
Gracias,AMIGA MIA, por tus conceptos...A cuidarse, Ja,Ja¡
Un abrazo enorme y buena semana¡
Osvaldo