Destello

Un frágil destello de felicidad entró hoy por mi puerta, rebosante de luz naranja del atardecer, proveniente de su tierna sonrisa. Caminó hasta mi lado y se acurrucó en el sofá grande de mi sala, se acomodó hasta quedar inmóvil, bello, sublime.

Se quedó conmigo algunos instantes aquel feliz momento, mientras mi pecho le servía de almohada.

Un suspiro y te amo se escapaban de cuando en cuando, y un juego de miradas y caricias llenaban el profundo silencio de la fresca tarde.

La noche trajo consigo la despedida, la oscuridad apagó la luz que destellaban sus ojos y el sillón quedó sólo de nuevo.

Pero el instante de felicidad aún sigue en mi rostro, me impulsa a mover los dedos en el teclado, y a cerrar los ojos para oler su aroma, que dejó impregnado en mi pecho.

7 Reflejados:

Belén dijo...

Pues muy bien querida!!! porque sabes? son esos momentos de amor o de cariño los que se quedan en la retina y son los que se recuerdan!

Besicos

Arantza G. dijo...

Una sonrisa puede hacer milagros; si esta te proporciona felicidad...miel sobre hojuelas.
Besos cielo.

Adolfo Payés dijo...

Me gusta.. una sonrisa es vida.. siempre que se recibe..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Anónimo dijo...

Yo no habria podido expresarlo mejor la persona que te inspiro tales palabras estara muy feliz cuando leea...

Jonathan Salas.

mimbre dijo...

Hola Nayu...
Gracias por tus palabras,AMIGA...
Me hacen muy bien en este momento.
Solo vine a agradecer
Un abrazo enorme
Osvaldo

AdR dijo...

No sé por qué pero creo que este encuentro oculta un choque tremendo entre dos seres, tremendo de amor :)

Besos.

sueño dijo...

Vuelves a sonreir?????
bien¡¡¡¡¡


Si la historia es real, me alegro muchísimo por ti. Si no lo es... pues no perdamos la esperanza (deja que me incluya).
un beso