Decepciones

Éste post no se dirige a las grandes decepciones que nos pasan en la vida: Cuando alguien te defrauda, cuando no consigues una meta, cuando un trabajo o una carrera no eran lo que esperabas, etc. Esta entrada se enfoca en aquellas pequeñas decepciones cotidianas, que nos suceden prácticamente a diario, y que van haciendo que nuestro día sea más difícil de llevar.

Por ejemplo ir caminando hacia la parada del bus y que éste esté ahí parqueado, y justo cuando vas a llegar a él arranca y se va.

O cuando hacemos fila para comprar algo de comer, y precisamente una persona delante de ti se acaban las empanadas de queso que querías comerte, y tienes que pedir un sandwich (que no querías comerte, pero ni modo, porque tienes hambre).

También cuando haces fila para hacer algún trámite durante media hora, y cuando vas a llegar anuncian que van a cerrar porque es hora de almuerzo.

O cuando llegas a la universidad o al trabajo a entregar un documento en el que trabajaste en la noche, y te das cuenta de que no lo trajiste y tienes que devolverte hasta tu casa a traerlo.

Uno muy típico es cuando vas a salir, ojalá de prisa, y apenas pones un pie fuera de tu casa empieza a llover increíblemente fuerte y con viento.



¿Qué decepciones cotidianas han tenido últimamente?

14 Reflejados:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Cuanto abres un yogurt y está malo...

cuando te pones una blusa bien abrigada por que el dia está frio, y cuando llegas a donde ibas, resulta que hace full sol y demasiado calor.

Cuando no encuentras las botas que quieres.

Cuando te regalaron algo que no te gustó.

Cuando te urge imprimir un documento en tu trabajo, y dejaste la llave maya en la casa, o la compu no abre la llave grrrr

Hay tantas pequeñas decepciones que uno se lleva dia a dia!!

Saluditos Nayu

Adolfo Payés dijo...

Perder el avión por unos minutos, y no poder partir el día previsto.. por el trafico de vehículos..

Un buen post..

Saludos fraternos
Un abrazo

Arantza G. dijo...

Todos tenemos unas cuantas; yo estaría escribiendo muy largo y no es de recibo.
Un beso y mi deseo que no tengas más decepciones que las cotidianas.
Un beso lleno de cariño.

Belén dijo...

Se me acabaron los bombones... en el curro... se los comió mi compi...

Jo...

Besicos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo.

Saludos desde el otro lado del charco!

El perrito que reía dijo...

La vida está llena de decepciones, pero también de todo lo contrario :).

Besetes.

Gallina dijo...

Estar en el grupo de las 8am de Seminario y no en el de las 10

Nayuribe dijo...

Heidy lo de la blusa me ha pasado taaantas veces... q mal!!
Y lo de los regalos q no nos gustan me pasó esta navidad con unas sandalias espantosas... hasta pensé q era una broma. jaja
Besos

Adolfo nunca me ha pasado eso... pero no sería tan pequeña la decepción, ya me enojaría mucho... en especial sino tengo el dinero para comprar otro :S
Un abrazo

Arantza está difícil no tener... son tan cotidianas como las cosas buenas, jeje
besitos

Belén uuu, q mal, en especial si llegaste a buscarlos antojada de comértelos.
besitos

La sonrisa de Hiperión me alegra seguirte viendo x aquí.
besos

El perrito que reía pues sí... también de cosas buenas :)
un saludo

Edith mmm no sé como será el de las 10 :( los extraño!!!

Hiletrados Creativos dijo...

Uy, pues de todas, no sabria ni por donde empezar, o.k., por una pregunta: ¿por qué cuando uno quiere hacer bien las cosas, cuando uno tiene la mejor voluntad para con los demás, suelen no resultar como uno espera y alguien termina herido?

Anónimo dijo...

arreglarme super bella, para ver al muchacho que me gusta y que ese dia no llegue a clases.... jajaja tipico de mi

Galadri dijo...

Mi decepción soy yo mismo que no me desprendo de mi pasado, por ejemplo como ir a esperarla todas las tardes al café de siempre, sabiendo que ya nunca volverá a compartir la mesa conmigo, nunca.

sueño dijo...

Cuando ves que la chica que te gusta.... ya tiene novio.
Y tienes que volver a empezar tooooodo de nuevo con otra.
puff
jeje. un beso.

joselop44 dijo...

Lo realmente importante es saber reponerse de ellas, porque siempre las tendremos.
Saludos

Anónimo dijo...

ver a la persona que tortura tus sueños, cuando definitivamente no estabas preparada....