Parque Nacional Marino Ballena


Mi primer voluntariado, una experiencia memorable.

Levantarme a las 5 de la madrugada, trabajar bajo el sol infernal de la playa, desde las 8:30 a.m. hasta las 3:00 p.m.

Levantar troncos pesados, hacer hileras de piedras para demarcar senderos en un parque nacional, rastrillar hojas hasta tener ampollas, soportar decenas de picaduras de insectos y hasta ver una terciopelo muy de cerquita, en donde íbamos a trabajar...

Pero a pesar de todo ésto lo volvería a ir sin pensarlo. ¿Por qué?
Por la gente que se conoce, las risas, las noches con bailes, la comida deliciosa, los paisajes que contemplábamos, la convivencia... las idas a la playa, bañarnos en las olas por horas, tomar agua de pipa y comer coco hasta hartarme, ver delfines, en fin...

Experiencias de vida por las que hay que pasar... y realmente espero que no sea mi última vez en uno de ellos. Realmente les recomiendo atreverse a tirarse de voluntarios para ayudar a algún refugio de vida silvestre, parque nacional, reserva, etc., es una aventura muy gratificante.

7 Reflejados:

Galadri dijo...

Hey, que bueno, yo hice muchas veces trabajos de voluntariado y la verdad se la pas muy bien, lo mejor de todo es la paga que recibis mucho cariño entre las personas que trabajan y mucha experiencia, sin dudas es la mejor paga.

sueño dijo...

A veces el trabajo duro se vé recompensado con cosas como esas, unas risas, unas miradas, una complicidad entre compañeros.
Me alegro que te haya gustado y que pienses volver.
Un besazo y no cambies nunca.

mimbre dijo...

Hola Nayu...
Realmente es importante que puedas hacer ese trabajo, porque estás contribuyendo a la conservación de la naturaleza del lugar y a la vez cosechas experiencias¡¡ Te felicito, AMIGA¡ Bonito lugar...
Un abrazo enorme y gracias por tus palabras¡¡
Osvaldo

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

que lindo hacer lo que a uno realmente le gusta...

Manuel dijo...

Quien siembra, recoge...

AdR dijo...

Debe ser algo indescriptible. Y tu país también, y tú.

Besos.

CMQ dijo...

con personas como tú, no me extraña que tu tierra sea tan preciosa como yo la vi. Sois un país bendecido, pero os lo trabajáis mucho. Un beso.