Desaferrándome

Había una vez una rama, que se aferró a una pared porque pensaba que quería pasar el resto de su vida unida a ella.



Se fue adhiriendo cada vez más a la superficie, y cuando pensó que jamás se iban a soltar vino una tormenta que empezó a arrancarla de la pared, y por más que la rama lo deseaba, no lograba mantenerse unida a ella.

Por su parte la pared no hacía nada para impedir la separación, hasta que llegó lo inevitable... la rama se arrancó dolorosamente de la pared... no sin antes dejar huella en ambas partes.

17 Reflejados:

Adolfo Payés dijo...

Hermoso..

un gusto visitarte
saludos
un abrazo

Arantza G. dijo...

Es así como queda un alma cuando su otro yo se desprende de ella...
Triste y con heridas que suelen curar al cabo de mucho tiempo.
Un beso.

sueño dijo...

Umm me encanta cuando te pones así. En serio. Y lo digo con toda la buena intención.

Siempre que hay una separación las dos partes quedan marcadas....


Genial nayu. en serio. "lo has visto".
Un besazo.

mimbre dijo...

Hola Nayu...
Así es la vida, Niña, por momentos nos une y luego nos separa, más quedan rastros indelebles que son testigos de esa unión,cicatrices de amor...
Un abrazo enorme
Osvaldo

txusman dijo...

La rama no supo ni quiso entender que la pared ya tenía su cal, que era quien la resguardaba de las tormentas... y de las ramas que la hacen agrietar... la rama no quiso ver que cemento y sabia no pertenecen al mismo mundo...
La rama es una loca engreida y egoista que se mece con el viento esperando a que la vengan a podar...
No todo es como quisieramos que fuese.
saludos.

Mustafa Şenalp dijo...

Çok güzel site.:)

joselop44 dijo...

Genial el modo en que has sacado una bella historia de una foto.
Saludos

CMQ dijo...

Qué bonito. Te pilló la inspiración mirando algo tan simple como un desconchón en la pared...
Siempre nos dejan huella las separaciones. Incluso cuando no somos abandonados, sino que tomamos la decisión. Incluso cuando sabemos que la otra persona no merecía más de nosotros. Pero así son las cosas. Una pasadita de cal y como nueva...

Belén dijo...

Buena metáfora... la verdad es que es dificil no buscarse una pared para agarrarse :)

Besicos

Galadri dijo...

Yo tambien tuve una pared, no hubo tormenta que me separe, es verdad ya no la tengo a esa pared; pero aun me aferro a ella.

Tercera Opinión dijo...

Me ha encantado la última frase, lo de dejar huella en ambas partes. Creo que absolutamente todo lo que hacemos deja huella, mayor o menor, pero deja.

Un saludo.

Nayuribe dijo...

Adolfo gracias, un gusto q sigas x aquí... un beso

Arantza algunas veces las heridas no sanan del todo, o dejan cicatrices... un besito

Sueño muchas gracias, y es que así es... pensaba escribir sobre otra cosa, y me encohntré esa foto q tomé hace un año y vinieron las ideas...
besitos

Mimbre y como cuesta que sanen esas heridas, y duele que se formen las cicatrices.
besitos osvaldo

Tuxuman no sé si la rama fue egoísta, o si la pared amó muy poco...
Me alegra volverte a ver x aquí, un abrazo

Mustafa bienvenido!!

Que dicha que te gustó Joselop, es una foto que tomé hace un año y me pareció perfecta para mostrar como me siento. un beso

CMQ es cierto... aún en otras condiciones dejan huella... y creo q apenas estoy empezando a ponerme un poquito de cal ;)
besitos

Es cierto Belén, en especial cuando aparecen nuevas cuando aún no estamos listas para volvernos a aferrar a una... pero necesitamos apoyo.
besos

Lo sé Leo... la pregunta es ¿Por cuanto tiempo podrás seguir aferrado a ella?
Besos

Tercera Opinión me alegra volver a verte x aquí. Un Saludo!!

Dakko dijo...

Curiosa anecdota xD
Salu2 y gracias por la visita, vuelve cuando quieras ;)

Montxu dijo...

Por mucho que uno se abrace, si no es recíproco, la separación no tarda en producirse.

Cuestión de dos, supongo...

Así que...Un abrazo amiga mia.

La sonrisa de Hiperión dijo...

El remedio no es desarraigarte... no es salir corriendo, o perder esa sensibilidad que nos da la vida...

Saludos!

Sureña dijo...

Menuda metáfora tan bien conseguida...

A mí lo que me queda claro es que era mucha rama para poca pared...

Besitos

AdR dijo...

"Por su parte la pared no hacía nada para impedir la separación".

No veas cómo me he sentido yo rama al leer esto. No digo más.

Besitos.
Y maravilloso.